Acerca del OjoMiopía

La función de los distintos medios transparentes del ojo es hacer que la imagen que queremos ver se forme en la retina.
Un ojo miope es aquel que forma las imágenes procedentes del infinito (desde unos 5 metros) antes de la retina. Por lo tanto la imagen que llega a la retina es borrosa, transmitiéndose de esa manera al cerebro.
Un miope ve mal de lejos, pero ve bien de cerca, a causa de que los rayos de luz que ingresan en el ojo convergen antes de la retina. No obstante, resulta evidente que si una persona es miope de muchas dioptrías, para ver bien de cerca tendría que acercarse mucho algo que quisiera ver bien, lo cual resulta bastante cansado e incómodo.

Corrección

¿Cómo corregimos un ojo miope? Habrá que llevar a la retina la imagen que normalmente se forma antes de ella. Así pues, habrá que colocar delante del ojo una lente que produzca este efecto. Y esto lo hace una lente negativa, cuya principal característica física es que es más gruesa por los bordes que por el centro. Y es por eso que cuanto más pequeña sea la montura elegida, y más redonda sea (sin picos), más delgados serán los cristales.

¿Es Hereditaria la Miopía?
Podemos decir que la miopía tiene un componente hereditario. Es decir que es probable que de padres miopes salgan hijos miopes. También es la "predisposición" a la miopía lo que realmente heredamos. Si el ojo no tiene predisposición miópica, pueden aparecer otros problemas, como molestias, cansancio, rechazo a la lectura, etc., que precisan de otro tipo de correcciones.

¿Se puede curar la Miopía?
No se puede "curar" la miopía porque no es una enfermedad. Se puede corregir con anteojos o lentes de contacto. Ahora bien, desde siempre se ha estudiado el método de eliminar la miopía y evitar el uso de lentes correctoras. La técnica más utilizada hoy en día, es ejecutada con láser. Pero, ¿es conveniente operarse? Lo primero que hay que decir es que cada caso es distinto y que se hace imprescindible el hacerse examinar y aconsejar por un oftalmólogo de total confianza para uno mismo. Lo cierto es que los únicos inconvenientes que se plantean son los propios de cualquier intervención quirúrgica (la cual no deja de ser una "agresión" a un ojo sano) y aún falta constatar el comportamiento de una córnea operada tras un largo periodo de tiempo (muchos años). Así que hay que evaluar todo en cada caso y valorar si merece la pena o no. Asimismo, hay que considerar que no siempre es posible la reducción en un cien por cien, quedando un resto de miopía o astigmatismo, aunque, lógicamente no será lo mismo quedarse con una dioptría para aquel que antes tuviese cinco o seis.

 


¿Cuándo se detiene la Miopía?

Parece lógico pensar que al acabar el desarrollo la miopía no avanzará más. Y de hecho sucede así en casi la mayoría de los casos. Pero tampoco es extraño, que se den subidas importantes de la miopía cuando ya se ha dejado bastante atrás la finalización del desarrollo. Cada ojo y cada persona son distintas, e influyen muchos factores, desde los puramente físicos hasta los propios del entorno, o incluso de la propia ocupación. En cualquier caso, y volvemos a algo muy repetido, se hace imprescindible el exámen periódico de la visión por parte de un profesional adecuado. Por supuesto, todo lo expuesto con anterioridad es aplicable al caso más habitual de miopía, la que no es enfermedad y se trata de un "error refractivo" del sistema visual.
* Algunas manifestaciones de predisposición miópica:
-Un signo revelador, aunque no específico de la miopía, es el acercamiento excesivo del niño a lo que lee o escribe.
- Otro, el del niño que vuelve a ponerse cerca del televisor al poco rato de haberle mandado que se pusiera más lejos.
-También el niño que se sumerge con gusto en la lectura de un libro, olvidando la hora de merendar, sin notar la falta de luz y prosiguiendo la lectura en la penumbra, a menudo boca abajo, con la nariz casi en el libro.
- Todos los casos anteriores están, por así decirlo, predispuestos a la miopía. La posición del niño para leer o estudiar debe ser sentado (no permitirle leer tumbado o acostado), con las piernas llegando al suelo. Una buena iluminación directa, pero con la luz de la habitación encendida. La lectura en un plano ligeramente inclinado, a unos 40 cm. de distancia. En caso de tener que leer o estudiar mucho tiempo seguido, se deben hacer pausas relativamente frecuentes, aprovechando y dando un paseo por la casa y estirándose todo lo posible.
En Resumen:
 No debe leer tumbado o acostado, ni con mala luz.
 
Es muy bueno hacer deporte y ejercicios al aire libre.
 
La alimentación también juega un papel importante, debiendo cuidarla al máximo.
 
Y por supuesto, un examen visual periódico a cargo de un profesional apropiado se hace absolutamente imprescindible.

2013 Optica Battilana derechos reservados. AleGutierrez.com.ar